Archivo por meses: marzo 2018

“HUIR DE LA REALIDAD”

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, 25 de marzo del 2018.

“HUIR DE LA REALIDAD”

Como si de una diligencia
de inspección ocular se tratara,
al caer la tarde
los octogenarios Joaquín y Manuela
dedicaban su tiempo
para encontrar a un hipotético
hijo desaparecido.

Solían escudriñar
con gran desasosiego
en los cobijados
cajeros de los bancos,
en lugares de caridad,
refugios, parroquias, parques…

Buscaban con ansiedad,
en la faz de los indigentes
el rostro de su ausente hijo,
y al unísono
sufrían con todos ellos,
sintiéndose unidos
al fraterno, “dolor universal”.

Sobre cartones
y tapados con una pobre
raída y sencilla manta,
dormían aquellos
desafortunados hombres.

Estos padres
hacía mucho tiempo
que no veían
a su querido hijo,
y temían e imaginaban
que hubiera podido caer
en la indigencia.

Estaban tan sensibilizados
por el dolor de no saber nada
de su Ángel,
que cualquier persona,
o animalito,
que observaban en apuros,
les hacía sentir
con la obligación
de una bienhechora acción.

Se autoengañaban pensando
que la falta de noticias
de su muy amado hijo,
era porque les ocultaba
que había fracasado
en su proyecto de vida.

Así que con pasos lentos
y dolientes espaldas encorvadas,
cogidos del brazo,
con un semblante triste
y llenos de preocupación,
no desistían todos los días
en salir a buscarlo.

En la mente de los ancianos,
solo existía el deseo
de poder estar con su hijo,
para ofrecerle un techo
y un plato caliente de comida.

Sus vidas arrastraban
ausentes de calma
al no saber nada
de su hijo del alma.

Joaquín padecía
una demencia senil,
y Manuela había sufrido
durante muchos años
ataques epilépticos,
esto sumado a sus edades
los convertía en unos ancianos
con una mala función cognitiva,
indefensos, frágiles, despistados,
y bastante dispersos.

La realidad era que hacía tiempo
que “su hijo estaba muerto”,
y fueron incapaces de aceptar
las nefastas circunstancias
del deceso.

Queridos lectores,
grande fue la sorpresa
cuando nuestros protagonistas
de la mano de la Parca
pasaron al otro lado,
y se encontraron
con su Ángel anhelado,
y esta inmensa alegría
les vino de maravilla
ya que habían…
recobrado la cordura.

Pues en su paso por este planeta,
no supieron ni quisieron admitir
el duro y triste
fallecimiento de su hijo.

Acompañados
de las hermosas damas
Esperanza y Constancia,
prefirieron vivir
una ficción terrenal,
sin sospechar
que las “Divinas virtudes”,
premiarían a estos padres
a través del encuentro
con su Ángel en el cielo.

Este relato es real,
mas para guardar
la intimidad
de sus protagonistas,
he preferido cambiar nombres
y adornar parte del argumento.

Relato publicado en la Revista de COAPEMA.
Consejo Aragonés de las personas Mayores.
FEBRERO 2018. N° 95.“LA MARAVILLA DE LA NATURALEZA”

 

 

 

“SUEÑO REPARADOR”

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, 18 de Marzo del 2018.

Un olivo bebé

 

“SUEÑO REPARADOR”

La evolución humana
en ambos sentidos
era evidente,
el progreso bien utilizado
ofrecía grandes perspectivas,
y por otro lado
el mal se paseaba
como Pedro por su casa.

Mas…
“El gran Diamante Adámas”
cuyo significado en griego es
el invencible o inalterable,
junto a su amigo
el “Magnético Hierro”,
en el centro de la Tierra
se hallaban al mando
del azulado planeta.

Concedían una gran fuerza
a los descendientes desterrados
de la misteriosa Gaia,
que en su genética
había prevalecído la semilla
de la paz y la concordia.

Desde la constelación de Orión
telepáticamente
se llegaba a escuchar,
¡mis niños, ya no necesitan
ocho horas de sueño
han crecido un poquito
y no pueden perder
tanto tiempo!

¡Paulatinamente
con 240 minutos de descanso
tendrán suficiente
los nuevos humanos,
pues entrando están
en un círculo energético
y están siendo renovados!

¡Lleváis un tiempo
en el que todo va acelerado
sumergidos estáis
en el gran cambio!

¡Hijos míos vuestras pupilas
se están preparando
para el torrente de luz
que se avecina!

¡En mi tiempo
que es solo de un día
el descanso hallaréis!

¿Alguien os dirá la verdad?
¡No, vosotros mismos la descubriréis!

¡Observad a los bebés,
cuánto sueño reparador
necesitan al nacer!

¡Hablad entre vosotros
y comprobaréis que el insomnio
nos es exclusivo del longevo!

¡De distintas edades
muchos son los que se despiertan
de noche o de madrugada
con pensamientos diversos,
no solo con preocupaciones
sino también con nuevos proyectos!

¡Felicitaos entre vosotros
pues la mayoría
poseéis un corazón
muy hermoso!

¡Disfrutad de la vida
y estad vigilantes
de acontecimientos
sumamente importantes!

¡Mentalmente
muy unidos os encontráis
los herederos
del planeta Tierra!

¡Vuestras almas de niños,
protegidas están
de las aguas putrefactas,
dentro del magnífico
círculo dorado
que no conoce el finito!

Os dejo con uno de los mejores
violinistas del mundo,
Paco Montalvo “Entre dos Aguas” Paco de Lucía.

Un trocito de cielo

“AÑORAR LA PUREZA”

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, 4 de marzo del 2018.

 

“AÑORAR LA PUREZA”

Abrazada a mi almohada
con la ilusión de que nevara,
el sueño inquieto
al oído me susurraba,
¡esta noche nos visita
la dama blanca,
y, nos regala misteriosas
formas angélicas,
únicas en la naturaleza,
el copo de nieve
de las seis caras de Kepler!

En aquella madrugada,
tenuemente
se llegaba a percibir
un fascinante, placentero,
suave, y sutil,
“cántico divino”,
que permitía adentrarse
a un mundo desconocido.

Engalanados de blanco
lucían abetos y pinos
y un solemne resplandor
iluminaba el exterior.

El refrán…
se encontraba sentado
en el balancín de mi terraza,
y repetía sin cesar,
¡año de nieve año de bienes!
invitando a mis manos,
a tocar aquel frío elemento
que caía del cielo.

La nieve, amiga era,
de la Reina de la pureza,
y ambas convertían
los bienes en parabienes.

Aliadas estaban
para darnos fuerza
ante los problemas.

Atentas para actuar
ante la fatal ignorancia,
que a los humanos engaña,
vendando sus ojos
para que no vean
la esencia de la Diosa.

Con la nieve jugaba,
y ante la presencia
de la dama blanca
le preguntaba,
¿por qué nos atraerá a algunos
tanto la belleza?
y ella me contestaba,
¡por qué añoráis
la perfección, la pureza!

Y, proseguía diciendo,
¡me encanta contemplar la alegría
en vuestros rostros,
al ver caer mis copos,
mientras que purifico la tierra
y beneficio las cosechas!

¡Niños, y adultos
que os alegráis en sobremanera
ante mi presencia,
inconscientemente
sabéis quién soy
y a lo que vengo!

¡Adiós os digo,
no perdáis la esperanza
pues todo está medido!

¡Alguien vendrá por sorpresa
acompañado de la pureza,
y vuestras lágrimas
se convertirán en perlas!

¡Una promesa se os hizo
y yo os la confirmo,
cubriendo vuestros tejados
con mi manto blanco!

¡Este año también
he querido visitar
a mi amiga la mar,
y me ha sorprendido
con el regalo
de sus olas azules
sobre mi vestido inmaculado!

¡Mensajera soy…
de la Virginal Madre
que os recuerda
cuánto amor os profesa!

“Cada una de ellas irrepetible

La que escribe se despide
con la delicia del vídeo,
Ave Maria
Canción de Connie Talbot
3:03- YouTube