Archivo de la categoría: Relatos

En esta categoría se meterán los relatos literarios.

«LA POBREZA DEL MATERIALISMO»

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, 11 de noviembre del 2019.

«LA POBREZA DEL MATERIALISMO»

Allí estaban conversando
la riqueza cuyo nombre era Dorada
y la pobreza llamada Grisácea.

Con peines de plata
peinaban sus canas,
y ambas estaban de acuerdo
que en sus mundos antagónicos
reinaban por su ausencia
primordiales principios
y valores básicos.

En sus diálogos,
la pobreza Grisácea se quejaba
del embrutecimiento humano
que llevaba en su medida la miseria,
y la riqueza Dorada se lamentaba
de que en su entorno la denigración
era refinada,
y al ser apoyada por el poder,
se convertía
en una peligrosa bestia.

Una y otra coincidían
que tampoco se salvaba
la comedida clase media,
pues en su lucha cotidiana
sin darse cuenta se materializaba,
y en medio de tal desatino
siempre les estaba esperando,
«la desazón del vacío».

La pobreza Grisácea
en un momento de enfado,
le reprochó a la riqueza Dorada…
¡deberás entender, querida,
que existen personas
luchando toda su vida
solo por su subsistencia!
respondiéndole esta…
¡quizás estos honrados humanos,
comprendan
que nadie se hace rico trabajando!

Al final las dos convenían
en la justa mortalidad,
donde…
«todos» sin nada se iban.

La rica dama Dorada
y la humilde fémina Grisácea,
de repente se pusieron muy serias
y al unísono pronunciaron
estas sabias palabras,
¡en todos los ámbitos,
existen nobles
y generosos actos!

Dorada y Grisácea,
terminaron sus charlas
recitando con amor,
¡que silencioso es el bien,
y que ruidoso es el mal!
¿quién vale más,
el qué más sabe o el que más tiene?
o quizás ¿tanto tienes tanto vales?
por otro lado ¿están todos los que son?
¿son todos los que están?

Y para finalizar:

«Quienes creen que el dinero
lo hace todo,
terminan haciendo todo
por dinero.

V O L T A I R E

RELATO PUBLICADO EN LA REVISTA  COAPEMA, (CONSEJO ARAGONÉS DE LAS PERSONAS MAYORES). Nº 103- OCTUBRE 2019.

«MUSAS PREVISORAS»

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, 26 julio del 2019.

 

«MUSAS PREVISORAS»

Cinco bellas jovencitas
rodeaban a su encantadora
y sabia yaya Florentina.

Las risas y las bromas
inundaban todo de vida,
mientras que petunias,
jazmines y rosas,
llenaban de suaves aromas
aquel mimado y cuidado jardín.

Musas previsoras
vestidas de azul
preparadas estaban
para atravesar
el velo dimensional
y en las labios de yaya Florentina
posar palabras impregnadas
con aroma de lavanda.

Una de sus nietas
la más delicada y bonita
cuyo nombre era Josefina,
dispuesta estaba
a ponerse trascendental.

Sutiles caricias de ninfas,
al igual que alas de mariposa,
sentía sobre su rostro
yaya Florentina,
y conociendo a su nieta Josefina,
preparada se encontraba
para asumir preguntas
de índole existencial,
que concretamente
a la musa Calíope
le encantaba susurrar.

¡Yaya!
¿Los seres humanos
para qué estamos en este planeta?
¡Cariño mío, para aprender
y vivir varias vidas en una,
si puede ser!

¡Yaya Florentina!
¿De dónde venimos al nacer?
¡Bella niña,
de una anterior existencia…
SUSPENDIDA!

¡Yaya!
¿Después de muertos a dónde vamos?
¡Muñeca linda,
todo dependerá de nuestros actos!

¡Yaya Florentina!
¿Quién ha creado,
estos cielos estrellados,
este planeta azulado,
repleto de criaturas
luchando por su subsistencia?

¡Josefina carita de ángel,
ha sido es y será
«El Gran Santo de la Piedad»
que se presenta ante nosotros
con un regalo muy generoso,
y me refiero…
a la fantástica dimensión del tiempo!

Las hermanas se cansaban
ante aquellas preguntas
de la tierna Josefina
y yaya Florentina deseó
poner su broche final…

Cariños míos,
a lo mejor… la vida es un sueño,
«Mas, sea verdad o sueño,
obrar bien es lo que importa.
Si fuere verdad, por serlo;
si no, por ganar amigos
para cuando despertemos.»

«Pedro Calderón de la Barca»

RELATO PUBLICADO EN LA REVISTA DE COAPEMA (consejo aragonés de las personas mayores) julio 2019-Nº102.

 

¿UN BELLO SUEÑO?

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, 3 junio del 2019.


¿UN BELLO SUEÑO?

Era el cumpleaños de Pía,
100 años cumplía
y según su familia,
«precisamente»
aquel mismo día,
claros signos
de una demencia senil sufría.

Una vela tenía la tarta de Pía
y un deseo formuló
de una manera repetitiva,
¡al pasado deseo regresar,
al pasado deseo regresar…
para tener la oportunidad
de poder rectificar
aspectos importantes
de mi sacrificada vida!

Acaecida la tarde,
la anciana cayó en un leve sopor
y su ángel custodio aprovechó
para llamarle la atención.

¡Pía, alma hermosa,
volver no se te va a conceder,
pues al desear cambiar
acciones de tu pasado,
nos demuestras
que tu aprendizaje ha terminado!

¡Muchos humanos
expresan lo contrario,
ya que aseguran
que en nada se han equivocado,
por lo que…
dentro de un cuerpo nuevo
experiencias similares les esperan
en vuestro planeta!

¡Pía, ingenua y en el fondo niña,
siempre has estado protegida
y nos consta…
que, dando amor a tus mascotas
has comprendido
lo que significa ser una diosa!

¡Pía, querida nuestra,
te espera un fascinante lugar,
con tres lunas llenas,
lagos de aguas cristalinas
con preciosos patitos,
cielos azules y dorados
surcados por parejas
de aves quetzales,
y todo ello,
envuelto en puro amor
mientras que los ángeles
cantan a tan hermosa creación,
sin olvidar al más sencillo
de los pajarillos
ni a la más humilde de las florecillas!

¡Allí por fin podrás disfrutar
de una exuberante
y perfecta naturaleza,
cantar y reír
con semejante belleza,
acompañada
de benditas almas del Señor!

¡Pía, con el libre albedrío
no te engañes a ti misma,
ya que, predestinado está
hasta el más mínimo detalle
de tu longeva vida!

¡El mal ha perdido la batalla,
pues ha dado la espalda
a la única «dimensión»
que vence al tiempo,
se divierte con el espacio,
y juega con la gravedad!

¡Esta dimensión se llama «AMOR»
y en su perfección
regala nada más y nada menos
que lo que dijo El Nazareno,
regresar de nuevo al… «Paraíso»

Pía despertó de su letargo
y ante semejante sueño,
con unos ojos plenos de luz
y bajo el asombro de sus allegados
dijo en voz alta, casi gritando,
¡ya no deseo volver al pasado,
víctima he sido del destino
y gracias a saber perdonar
he aprendido a amar,
pronto partiré a un lugar
pleno de auténtica felicidad!

Sus familiares,
caso omiso hicieron a sus palabras
y por su tono de voz alto,
quisieron entender,
que Pía y la locura
se habían hecho amigas.

AVE QUETZAL

Relato publicado en la Revista n°101 de COAPEMA,
consejo aragonés de las personas mayores.

«UNA SUTIL PRESENCIA»

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
ZARAGOZA, 2 de abril del 2O19.

«UNA SUTIL PRESENCIA»

Ana, adormecida se encontraba,
y ella misma
suavemente se mecía,
ayudada por su inseparable
y confortable mecedora.

Recordaba… instantes mágicos
experimentados en su larga vida,
y que, para ella significaban regalos
del enérgico e implacable «destino».

Sí…era el misterioso resplandor
que la bendecía y fortificaba,
acompañándola en momentos
trascendentales de su existencia.

En una ocasión,
se sorprendió gratamente
ante una entrevista televisiva.

Era a la nieta y sobrina
del poeta y dramaturgo José Zorrilla.

La vallisoletana y magnífica escritora
Rosa Chacel,
que en dicho programa exponía
una experiencia similar a la suya,
decía así … ¡esa luz inesperada
el día del nacimiento de mi hijo!

Ana, al escuchar aquellas palabras,
se sintió «menos sola»
evocando, para sí misma…
¡ese haz dorado
que penetró a través de mi ventana
después
de un exhaustivo alumbramiento!

¡Luz que ilumina a una niña
en un campo de trigo
al mediodía!

¡Esa sutil presencia,
de protección implícita,
con un júbilo cantarín
de energía calculada
en el Amor y la Unión!

¡Vidas que obtuvieron
matrícula de honor,
en su particular juicio final,
al cumplir con esmero
los deseos del Eterno!

¡Seres angelicales
de sistemas solares,
hermanos
muy evolucionados,
que llenos de compasión
se desplazan en un instante
para aportarnos entereza!

¡Todos «ellos»
con cariño nos observan,
admirando tanta valentía
de criaturas humanas
que asumiendo la triste realidad,
respetan y aman la vida!

Cuando Ana era visitada
y envuelta en esa refulgencia
la gravedad desaparecía,
ligera como una pluma se sentía
y al mirarse en un espejo
siempre le sorprendía
verse rejuvenecida.

Aquel día fue diferente,
mientras la silenciosa luz
acariciaba el rostro de Ana,
el viaje final comenzaba
hacia aquella estrella lejana,
donde habitaba
su madre del alma.

Escrito publicado en la Revista n°100 de COAPEMA,
(consejo aragonés de las personas mayores).

 

«LA MUERTE DE LA MUERTE»

 

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
ZARAGOZA, 14 de enero del 2019.

«LA MUERTE DE LA MUERTE»

Realmente aquel domingo
se había convertido
en un especial día festivo.

Sofía afanosamente
recopilaba fotos,
ordenando las etapas
diferentes de la vida
de sus abuelos y bisabuelos.

Seguidamente…
las re-fotografiaba,
escaneaba, fotocopiaba,
aplicándoles todo tipo
de técnicas posibles
para de alguna manera
insertarles vida.

Unas las agrandaba e iluminaba
otorgándoles animación,
otras las cortaba
a la vez que les daba color,
y lo que fuera necesario para disfrutar
de aquellas queridas imágenes de familiares
que nunca llegó a conocer.

Cuando Sofía terminó su trabajo
y pudo deleitarse de aquel óptimo resultado,
tuvo la gratificante sensación
de haber estado viajando en el tiempo.

En una de las fotos
Sofía contemplaba
a sus bisabuelos maternos
en el día de su boda,
maravillándose con los detalles
de aquella vestimenta de la época.

Los contrayentes…
nunca hubieran podido imaginarse
que después de más de un siglo,
una bisnieta contemplaría
con gran emoción
aquella preciosa fotografía.

Sofía, entusiasmada comprendió
que transcurridos 100 años más,
vídeos, películas,
fotos… de la humanidad,
llegarían a transformarse
en una especie de fantástica
y avanzada realidad virtual.

Por otra parte
a muchos de nosotros
nos consta y alegra saber,
la inimaginable información
que manejarán
las generaciones venideras.

Sin obviar la interesante
ciencia de la criónica
(del griego kryos que significa frío)
en la cual preservan
seres humanos desahuciados
a bajas temperaturas,
para en un futuro
llegar a tratarlos medicamente
y seguidamente reanimarlos.

Por supuesto también hay que reseñar
a la muy interesante ciencia
de la «clonación»,
que tiene como objetivo
la creación de un nuevo ser vivo
genéticamente idéntico
a su progenitor.

Y si dejamos libre
nuestra imaginación,
quizás los seres humanos
en un futuro consigan
viajar al pasado,
realizando lo que ahora
nos parece un milagro,
y sería la aplicación
de novedosas terapias
genéticas e inmunológicas
y de esta forma conseguir
a nosotros mismos salvarnos.

Pues según el libro
«La muerte de la muerte»,
escrito por el tecnólogo
José Luis Cordeiro
y su colega David Wood,
defienden que «2045 será el año cero
de la inmortalidad» para la humanidad,
ya que solamente fallecerán
de muerte natural
quien realmente lo desee,
porque existirán terapias
que no solo curarán el envejecimiento
sino que incluso lo revertirán.

Mas lo realmente cierto
es que estamos envueltos
en un gran misterio,
y si fe tenemos
de una manera u otra
a buen puerto llegaremos.

Relato publicado en la Revista COAPEMA
(consejo aragonés de las personas mayores).
Diciembre 2018- nº99

 

«LA DISTRACCIÓN DE LA ANCIANITA»

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, septiembre del 2018

 

«LA DISTRACCIÓN DE LA ANCIANITA»

Anita era una bondadosa anciana,
cuya única diversión consistía
en sentarse en un banco
y de la manera más inocente
ver pasar a la gente.

Con voz temblorosa
me decía…
¡El buen tiempo me proporciona
una gran diversión vacacional,
ya que me distraigo
observando a los demás!

Dejando aparte
a la encantadora Anita,
lo cierto es que el verano
es proclive a llenar de gentío
nuestras calles
de pueblos y ciudades.

Mas además de percatarnos
de la apariencia diversa
dentro de un contexto plurirracial,
deberíamos aprovechar
el periodo estival
para realizar
una introspección personal
y de esta forma poder llegar a comprender
lo que nuestros ojos no pueden ver.

Pues Platón ya aconsejaba
que nos conociéramos
a nosotros mismos
para llegar a lo Divino.

Si te conoces te amarás
a igual que a los demás
y nunca juzgarás.

«Alguien» de mirada amorosa,
tranquila, mansa,
dulce, tierna, «leyéndote el alma»,
una vez dijo…
¿Por qué miras la paja
que hay en el ojo de tu hermano
y no ves la viga que está en el tuyo?

Si nos estudiamos a nosotros mismos
encontraremos la verdad,
no permitiendo en ningún momento
el «autoengaño» utilizar.

Daremos las gracias
a La Divina Providencia
por protegernos
de los que no tienen conciencia.

Pasará el tiempo
y al mirar atrás comprenderás
que en tu aprendizaje
tú a ti mismo te puliste
a igual que a un diamante.

El mal no te sorprenderá,
simplemente en tus convicciones
te afianzará
y su existencia aceptarás.

En la actualidad
un avance importante
vivimos a nivel material,
mas no nos engañemos,
el mundo no ha cambiado
en lo realmente esencial.

Violencia latente,
en lo verbal, en lo físico,
acompañada
de tantas acciones injustas,
nos indica…
que en este planeta
desde la noche de los tiempos
a sus anchas campa la injusticia.

RELATO PUBLICADO EN LA REVISTA DE 0CTUBRE 2018- Nº98 DE «COAPEMA»,
(consejo aragonés de las personas mayores).

 

 

«TU HERENCIA GENÉTICA»

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, 23 de Septiembre del 2018.

«TU HERENCIA GENÉTICA»

Verano intenso,
viajando a un portentoso pasado,
y al volver a mi presente
me encuentro…
con que mi personalidad
se ha afianzado.

Encontrarnos a nosotros mismos
es un reto imprescindible,
ya que no lo exigen los «nuestros»,
los que en este mundo
consideramos muertos.

El mal desea con fuerza
anular toda herencia
de la antigua diosa Vesta,
y en la gran «criba»
intentar hacernos dudar
de nuestra impronta personal.

Antepasados
cercanos y lejanos
en su dimensión intemporal
nos dicen…
¡solo nos separa de vosotros
algo similar a una sencilla pared,
que nosotros atravesamos
sin la menor dificultad
para de esta forma poderos ayudar!

Lo que ellos esperan
de vuestra heredada genética
del griego antiguo»guenneticós»,
es simplemente que observéis
vuestros gustos, físico y tendencias,
para que vayáis por la vida
seguros de vosotros mismos.

Quizás muchos de los que me leáis,
habréis sufrido
a lo largo de vuestra vida
algún que otro inesperado
e injusto ataque
con cierto distanciamiento
de personas allegadas,
o desconocidas.

La realidad es que consciente
e inconscientemente
les molesta vuestra presencia,
pues en sus malas conciencias
les recordáis
lo que ellos de sí mismos
deben limpiar.

Debéis saber que vuestros ancestros
os velan y vigilan,
cuando estáis dormidos o despiertos.

Qué orgullosos de vosotros están
por vuestra constante
evolución espiritual.

Por las abundantes
y buenas acciones
que por doquier os ennoblecen,
ya que en vuestro camino prevalece
la bendita tendencia hacia el bien.

Indudablemente
una Mano Invisible protege
vuestra ingenuidad,
y la pureza que nadie
puede llegar a ensuciar.

Y es que señores-as míos
el bien está por encima
de todo lo material,
e importante es acordarnos
de donde venimos pues
en este caso «recordar»
es igual a… «d e s p e r t a r».

«SABER ESTAR SOLOS»

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, 21 de julio del 2018.
irenefranciscabanos@hotmail.com

 

«SABER ESTAR SOLOS»

Deseo profundizar
sobre nuestra auténtica
y verdadera amiga, «la soledad».

La que nos acompaña
con las bellas artes,
pudiendo llegar a propiciar
la visita de musas fascinantes.

En un sinfín de situaciones
el ser humano precisa,
y debe amigarse con la amada
y a la vez temida soledad.

Acompañados por una persona,
o rodeados de multitudes,
la soledad mal admitida
sentiremos que nos persigue,
en encontrarse bien con uno mismo
está la clave.

Por otra parte,
dichosos los que en la hora
de su definitiva partida
perciben en su mano una caricia.

Afortunados los que en la enfermedad
y en la vejez
con esmero son cuidados.

Felices los que en fiestas señaladas
como la entrañable Nochebuena,
cumpleaños, y demás fechas emotivas,
pueden celebrarlo en buena compañía.

Pero a todos nos consta
que existen demasiados humanos
soportando comportamientos nefastos
de sus más allegados,
por lo que más vale estar solos
que mal acompañados.

Nos conviene prepararnos
en familiarizarnos
con quien nunca nos abandonará,
nuestra amiga, de nombre Soledad.

Para ello el alma
debe estar hermanada
con una conciencia tranquila,
y con un corazón repleto de amor.

De esta forma nuestro maravilloso ser
se abrirá… al Gran Poder
y ya nada deberemos temer.

Nos conviene amar la soledad,
pues equivalente es
al «amor hacia nosotros mismos»,
y por tanto a ella veneraremos,
ya que es nuestra permanente compañera
con la que nacemos y fallecemos.

El científico francés Blaise Pascal
nos dejó frases célebres como esta,
«Todas las desdichas del hombre
derivan del hecho de que no es capaz
de estar sentado tranquilamente, «solo»,
en una habitación».

El aprendizaje es constante,
desde el niño al adolescente,
del joven al adulto,
todos precisando tener amigos,
mas preparados debemos estar
hacia los dolorosos desengaños
y que solo nos consolará
si sabemos apreciar
a nuestra amiga la soledad.

Muchos son los que…
se comprometen amorosamente,
soportando relaciones difíciles
y sin futuro, sólo… por no estar solos.

Se podrían citar diversos casos,
pero volviendo a los ancianos,
no confundamos
el que deseen estar solos
a que se encuentren abandonados.

Respetemos su individualidad,
regalándoles una llamada, una visita,
tanto si se encuentran en casa
como en una residencia,
o remitiéndoles un rápido
y práctico whatsApp,
sin olvidar que pueden estar asistidos
por servicios de teleasistencia
sumamente efectivos.

Humanamente la soledad existe,
pero no nos engañemos,
ya que otras realidades
a nuestro alrededor coexisten.

Quiero terminar exponiendo
que debemos confiar
en la «causalidad»,
pues la sincronización,
y la buena suerte,
van de la mano invisible
«Del que Todo lo Reconduce».

Relato publicado en la Revista «COAPEMA»
(Consejo Aragonés de las Personas Mayores)
JULIO 2018- Nº 97.

«REFULGENTE Y BELLA»

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, 8 de julio del 2018.
irenefranciscabanos@hotmail.com

«REFULGENTE Y BELLA»

En aquel amanecer dorado
fue requerida la parte femenina
del Todo Poderoso,
«La Reina de la Pureza».

Pocos humanos gozaban
de su inmensa belleza,
al confundir su resplandor
con el mismo sol.

Complaciente se encontraba
«La Reina del Materno Amor»,
al poder hacerse visible
a inocentes niños
y a tiernos animalitos.

Ella observaba con dulzura,
gratitud y cierta compasión,
a las irracionales e inocentes
hembras de la Tierra,
que con sus vientres protuberantes
iban regalando vida.

Bendecía a las mujeres
de este planeta,
que conscientemente
y a través del amor
facilitaban la renovación
del genero humano.

Por otra parte…
«La Diosa», con gran tristeza
sufría la brutalidad enfermiza
del sádico mancillamiento
de algunas féminas en la Tierra.

Actos que despertaban
los instintos más bajos
del ser humano,
degradando y convirtiendo a estos
en auténticos demonios.

Un comportamiento racional,
anhelaba ver
«La Reina de la Pureza»,
para no tener ante ella
a la peor de las bestias.

«La Bella y Refulgente Reina»
decidió como tantas otras veces
visitar los Altos Pirineos
y allí en la ciudad de Lourdes
otorgar curaciones
a personas desvalidas, enfermas,
mas todas ellas plenas
de fervorosa fe.

Como «Reina de los Ángeles»
acompañaba a estos
en los hermosos nacimientos.

Y tras velar a muchos enfermos
a la hora del fallecimiento,
en esos transcendentales momentos
les concedía el don de la paz.

Al no ser esclava del espacio-tiempo,
en cualquier momento
nos puede llegar a visitar
«La Reina Celestial».

Procuremos no entristecer
a «La Gran Madre» que nos ama
y nos pueda contemplar
en la senda de la cordura
y el buen hacer.

Os dejo con un ejemplo muy simpático,
FLASH- MOB w Trzebnicy,
«Babcia na trzebnickich drogach»
YouTube.

«EL ENAMORAMIENTO NO IDENTIFICA LA EDAD»

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, 4 de junio del 2018.

 

«EL ENAMORAMIENTO NO IDENTIFICA LA EDAD»

Hablando con Eliseo,
el tiempo volaba
pues sus palabras significaban
una gran fuente de sabiduría.

Cuando me manifestó
que 93 años tenía,
apenas me lo creía
por su aparente lozanía.

Le pregunté con gran curiosidad
el secreto de su estupenda apariencia,
y con cierto estilo seductor
me respondió que era gracias al amor.

Sí, hacía 20 años que tenía novia,
Lola se llamaba la afortunada,
y había aparecido
en un momento de su vida
cuando ya nada le ilusionaba
y super viejo se sentía.

Mucho tiempo llevaba solo
antes de conocer a Lola
y en el preciso instante
que escuchó, y vio,
por primera vez
sus carcajadas y sonrisas,
pudo experimentar
como en aquella primavera
de una manera milagrosa
todo su ser rejuvenecía.

Apasionante fue volver a retomar
la afición de bailar.

Abrazados y sumergidos
en una romántica melodía,
llegaban a sentir por momentos
que podían levitar.

Lola tampoco era una jovencita,
pero Eliseo estaba enamorado,
y con su sensibilidad
llegaba a percibir
toda la hermosura perdida
de aquella aún bella mujer.

Los miércoles al cine iban,
y con sus manos enlazadas
en uno se convertían.

Con los achaques y dolores
divertidos chistes inventaban,
pudiendo escuchar por doquier
sus risas.

Los taxis eran su coche con chófer,
y ya los conocían
cuando alegres volvían
de sus cenas bañadas
con excelentes cavas.

Lola y Eliseo mucho viajaron,
y con tanto amor y ajetreo,
muchas veces pensaron
que ellos solos
se estaban aniquilando.

Mas fue al contrario,
pues su enamoramiento
los llenaba de energía,
retomando y saboreando
las cosas gratas de la vida.

Eliseo terminó diciendo,
¡no sé cuánto tiempo nos queda,
pero lo que sí sé
es que ella… está llenando,
y alargando, el final de mi existencia!

De repente… Lola apareció,
y se me quedó mirando
un tanto perpleja, celosa…
y con ojos interrogantes
le preguntó a Eliseo,
¿quién es esta mujer?
y él sonriente le contestó,
¡la acabo de conocer,
y es muy simpática,
cariño, le estaba contando
lo felices que tú y yo somos!

La que escribe decidió
despedirse de ambos
para no robarles
ni un minuto de su idilio.

Deseo añadir,
que Lola era preciosa,
menudita, proporcionada,
cabello recogido de color plata,
de semblante dulce,
boquita pintada.

Al verme marchar
una sonrisa iluminó su cara,
y plasmando un dulce beso
en la boca de Eliseo,
pude comprender
que el amor y el deseo
no sabe de años ni de ancianos.

No puedo omitir
que las respectivas familias,
se revolucionaron ante aquel affaire,
mas nuestros protagonistas
hicieron caso omiso,
ya que no podían permitirse perder
ni un instante de su tiempo.

RELATO PUBLICADO EN LA REVISTA COAPEMA Nº96 -LOS MAYORES EN ARAGÓN