Archivo de la etiqueta: don

«REFULGENTE Y BELLA»

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, 8 de julio del 2018.
irenefranciscabanos@hotmail.com

«REFULGENTE Y BELLA»

En aquel amanecer dorado
fue requerida la parte femenina
del Todo Poderoso,
«La Reina de la Pureza».

Pocos humanos gozaban
de su inmensa belleza,
al confundir su resplandor
con el mismo sol.

Complaciente se encontraba
«La Reina del Materno Amor»,
al poder hacerse visible
a inocentes niños
y a tiernos animalitos.

Ella observaba con dulzura,
gratitud y cierta compasión,
a las irracionales e inocentes
hembras de la Tierra,
que con sus vientres protuberantes
iban regalando vida.

Bendecía a las mujeres
de este planeta,
que conscientemente
y a través del amor
facilitaban la renovación
del genero humano.

Por otra parte…
«La Diosa», con gran tristeza
sufría la brutalidad enfermiza
del sádico mancillamiento
de algunas féminas en la Tierra.

Actos que despertaban
los instintos más bajos
del ser humano,
degradando y convirtiendo a estos
en auténticos demonios.

Un comportamiento racional,
anhelaba ver
«La Reina de la Pureza»,
para no tener ante ella
a la peor de las bestias.

«La Bella y Refulgente Reina»
decidió como tantas otras veces
visitar los Altos Pirineos
y allí en la ciudad de Lourdes
otorgar curaciones
a personas desvalidas, enfermas,
mas todas ellas plenas
de fervorosa fe.

Como «Reina de los Ángeles»
acompañaba a estos
en los hermosos nacimientos.

Y tras velar a muchos enfermos
a la hora del fallecimiento,
en esos transcendentales momentos
les concedía el don de la paz.

Al no ser esclava del espacio-tiempo,
en cualquier momento
nos puede llegar a visitar
«La Reina Celestial».

Procuremos no entristecer
a «La Gran Madre» que nos ama
y nos pueda contemplar
en la senda de la cordura
y el buen hacer.

Os dejo con un ejemplo muy simpático,
FLASH- MOB w Trzebnicy,
«Babcia na trzebnickich drogach»
YouTube.

LA PALABRA

Irene Francisca Baños Gómez
Miembro Asociación Aragonesa de Escritores.
ZARAGOZA, 1 de Marzo del 2015.

IreneLA PALABRA

«DIVINO DON» es la palabra.

¡Y mucho PODER tiene! por la fuerza que puede transmitir para bien y para mal.

¡Es tan grande la energía que libera! que debemos ser precavidos y cautos en su utilización, pues muchas de las cosas que digamos, se pueden llegar a cumplir.

Con «Ella», podemos rezar, informar, enseñar, hacer reír, emocionar, avisar de situaciones peligrosas, consolar, acariciar con bellos susurros de amor, romper silencios, recitar bellas poesías, cantar hermosas melodías, y un etcétera.

LA PALABRA, expresada en un contexto negativo, todos sabemos que sirve para calumniar, mentir, manipular, blasfemar, hacer demagogia, confundir con falacias, insultar, humillar, acosar y ejercer una violencia psicológica, que puede llegar a hacer enfermar, e incluso matar a la victima en cuestión.

Si tuviéramos la falcutad de covertirnos en personas invisibles, poco tiempo sobreviviríamos a la crueldad de escuchar las infamias, bajezas y opiniones maliciosas que podemos llegar a pronunciar de una manera vehemente sobre el prójimo.

Largo es el camino, hasta que consigamos controlar las palabras que salen de nuestra boca.

Los seres humanos, en nuestra inmadurez, aún las usamos en un grado alto para descalificar, con saña y maldad.

 

Una colaboración de la Autora, en Radio Ebro,
«Estudio Abierto», «Tertulia Senior». Martes, 10 de Marzo del 2015.

P