Archivo de la etiqueta: recordar

«NOCHES LARGAS Y TEDIOSAS»

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ
Zaragoza, 17 de noviembre del 2017.

20170311_131608

IMG-20170107-WA0035 (1)

Violetita, mi mejor amiga.

 

«NOCHES LARGAS Y TEDIOSAS»

La bisabuela Florentina
no deseaba recordar
los años que tenía.

En verdad …
reconocer le asustaba
que de los 100 años pasaba.

Su carnet de identidad
en un lugar estratégico escondía,
y en su cumpleaños
cuando hijos, nietos y bisnietos,
por su edad le preguntaban,
con voz tenue respondía,
que… «las señoras»,
años no cumplían.

Florentina apenas veía
y de ello se beneficiaba
su astuta gatita.

Con lentitud y temblor
sus manos se movían,
mientras intentaba llevar
un trocito de alimento a su boca,
momento que la felina aprovechaba
para robarle el bocado.

Con su tenedor
la anciana se afanaba
en repetir el acto,
al creer no haber atinado
en coger un trocito de comida.

Florentina temía
que llegara la noche,
pues esta se le presentaba
larga, tediosa,
e incluso a veces con pesadillas.

Su necesidad
de compañía nocturna
la obligaba a crear
ciertas estrategias,
que en algún momento
podían parecer egoístas.

Ocupaba el primer piso
de la casa familiar,
y se encontraba bien atendida,
pero no podía evitar
solicitar a su familia
que alguna chiquica
en la camita
de al lado durmiera,
y de esta forma,
la noche sería más llevadera.

Siete bisnietas tenía la bisabuela,
y todas se rifaban
en ir con ella,
valorando su «buen carácter»,
poder jugar con la gatita,
y el tentador desayuno
que les ofrecía,
bizcochos con chocolate,
y todo tipo de golosinas.

Una noche…
a la pequeña Paquita
que era una de sus bisnietas,
le pareció escuchar
la voz de su bisabuela que decía,
¿Estás despierta chiquica?

La tierna niña comprendió
que de alguna manera
la anciana la llamaba,
y no dudó ni un momento
en acercarse a la cama
de la longeva Florentina,
a la vez que le preguntaba,
¡bisabuela!
¿Qué te pasa?
¿Tienes miedo?
¡Yo a veces también lo tengo,
pues asustada me despierto,
y mi temor lo supero
refugiándome en la cama
de mis papás
y abrazándome a ellos!

La bisabuela Florentina
al sentirse comprendida,
plena de emoción
respondió a la niña,
¡Paquita, chiquica mía
larga ha sido mi vida,
y momentos
muy difíciles he vivido,
mas nunca tan indefensa
me he sentido,
y sí cariño mío, es cierto,
como una niña me siento,
y a mis padres mucho
los echo de menos!

La chiquilla se abrazó a la anciana,
y le dijo con firmeza,
¡bisabuela tú no tienes papás
pero sí que tienes a tus chiquicas!

Pocas noches le quedaban
a la bisabuela Florentina en la Tierra,
pero todas ellas
durmió acompañada
por alguna de sus cariñosas bisnietas,
que a pesar de sus pocos años
sabían apaciguar los miedos
en las noches largas
de su entrañable bisabuela.

Las niñas se enriquecían
con las historias
que les narraba Florentina,
y la anciana
con una sonrisa se adormecía
al escuchar a las cándidas chiquicas.

Este pequeño relato es auténtico,
ya que por mi madre «Paquita»
me fue contado.

Escrito publicado en la Revista,
COAPEMA-Consejo Aragonés de las
personas mayores.
Octubre 2017- Nº 93.
Página abierta 34.

20170504_141306_resized (1)

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ

«RECORDAR ES VOLVER A VIVIR»

IRENE FRANCISCA BAÑOS GÓMEZ.
Zaragoza, 26 de Octubre del 2016.

1_Foto_Irene

«RECORDAR ES VOLVER A VIVIR»
(Basado en un hecho real)

La yaya Pilar,
habitualmente
huía del ruido.

Le encantaba estar sola,
refugiándose
en la penumbra
de su dormitorio.

Era cierto
que sufría de jaquecas,
pero muchas
eran las veces
que le servían
estas de excusa,
para aislarse,
y poder soñar despierta.

En una ocasión su hija Cari,
extrañada del comportamiento
de su madre,
le llegó a preguntar:
¿mamá, qué haces aquí,
tan apartada de todos?
Pilar le respondió con candor:
precisamente en este instante
estaba pensando en tu padre,
reviviendo escenas,
plenas de romanticismo, pasión…
e incluso cuando se me declaró,
y me besó por primera vez,
en otras ocasiones,
recuerdo mi infancia,
padres y hermanos,
y concluyó diciendo:
¡querida hija, es una manera
de viajar al pasado!

Cari reconoció,
haber confundido
la abstracción de su madre,
con enajenación mental,
sus lagunas al expresarse
con una pérdida de lucidez,
y el envejecimiento físico
con el psíquico.

La realidad era que Pilar
recordando sentía que volvía a vivir.

Verdaderamente, existen
personas ancianas,
con un gran mundo interior,
y la sabiduría
que les ha otorgado la vida,
hace que sea muy interesante
escucharles,
admitiendo sus olvidos, repeticiones,
y demás peculiaridades de la edad.

Nuestros mayores son tesoros
que debemos cuidar y amar.

El tiempo para todos
ha de pasar,
por lo que huyamos de lo banal,
y cuando nos encontremos
al final de nuestra existencia,
a pesar de nuestros errores,
tengamos la certeza
de haber aprovechado
las «oportunidades»
que nos puso el «destino»
en nuestro camino,
ya que aquí el protagonista es:
nuestro «libre albedrío».

lugares-raros-para-besarse-10

Relato publicado en la Revista nº 88 de COAPEMA (Consejo Aragonés de las Personas Mayores) e interpretado por la Autora en:
GestionaradioZaragoza 99.7 FM. «Zaragoza al día». Miércoles 13:00-14:00 horas.
Dirección: Mayte Salvador.
Zaragoza, 26 de Octubre del 2016.
Música de fondo: Eydie Gorme y Trio Los Panchos- «Amor»